Noticias

Un Comité de 20 expertos apoya la consolidación de AECOPE para dar calidad y rigor al coaching educativo

  • La Asociación Española de Coaching Educativo Pedagógico y Evaluación Educativa impulsa la certificación oficial de esta especialidad del coaching.

  • Juan Carlos Cubeiro, Isauro Blanco, Elsa Punset, Gregory Cajina, José Antonio Marina y Carmen Pellicer, entre los expertos reunidos para sentar las bases de la asociación.

  • El comité trabaja en la definición de los modelos de coaching educativo y en los criterios para la adecuada certificación de cursos y programas en este ámbito.

Dar calidad y rigor al coaching educativo es el objetivo del comité de expertos creado para impulsar la consolidación de la Asociación Española de Coaching Educativo Pedagógico y Evaluación Educativa (AECOPE). Este comité, formado por 20 especialistas en educación y coaching, cuenta con profesionales de reconocido prestigio como Juan Carlos Cubeiro, Head of Talent en ManpowerGroup, el pedagogo y psicólogo educativo Isauro Blanco, la escritora y filósofa Elsa Punset, el experto en emprendimiento y coach master Gregory Cajina, el filósofo y director de la Universidad de Padres, José Antonio Marina, o la educadora y directora de la Fundación Trilema, Carmen Pellicer.

“Contamos con un grupo excepcional de profesionales para consensuar los criterios, requisitos y vías para la certificación, y distinguir cuáles son los aspectos a los que no podemos renunciar para acreditar a un coach educativo. Desde AECOPE tenemos que trabajar en dibujar de forma rigurosa los procesos de futuro del coaching educativo, y tener muy clara la diferencia entre el coaching a equipos directivos y el coaching pedagógico, que debe estar vinculado a la observación y evaluación del desempeño docente en el aula para conseguir una mejora profesional y promover un cambio en la escuela”, ha señalado la presidenta e impulsora de la asociación, Carmen Pellicer en la primera reunión de este comité.

En este sentido, Juan Carlos Cubeiro, de ManpowerGroup, también ha destacado que “el objetivo es seguir sentando las bases desde una calidad en lo pedagógico y el desarrollo del talento como coaching. Es la suma de entender lo educativo desde la vanguardia y entender el coaching como algo útil para la mejora de las personas y la sociedad”. Por su parte, el pedagogo y psicólogo Isauro Blanco ha recalcado “la importancia de tener en cuenta el contexto general en el que se realiza el coaching, sobre todo para los centros educativos que están en esta línea de la innovación y que se están perdiendo ahora en un exceso de opciones, tanto de metodologías, como de materiales y enfoques, a las que hay que dar un sentido y una dirección en cada contexto”.

Durante la reunión, la escritora Elsa Punset, que ya participó en el primer acto de presentación de esta asociación en Valencia, ha enfatizado “la necesidad de educar las emociones de los alumnos también en la escuela y ha insistido en que para ser coach educativo, es necesario saber y conocer el medio en el que se desarrolla esta actividad”, es decir, el mundo educativo, por lo que desde AECOPE se deben establecer también los puentes para acceder a esta formación y conocimiento.

El comité de expertos ha debatido sobre estos y otros temas en su primer encuentro celebrado en Madrid, en el que también han participado Juan Guerrero, socio del Grupo EIM Consultores, Manuel Portero, consejero delegado en AMCO Iberia, Carlos Hué, asesor de educación del Gobierno de Aragón, Mar Martín, de FERE Aragón. Carmen Valls y Coral López, fundadoras de la Escuela de Coaching Educativo (eCED), Francesc Guardans, del Laboratorio de Aprendizaje Social y Emocional (LASE), Ana Romeo, del Centro Europeo de Coaching Ejecutivo (CECE), así como coaches educativos de la Fundación Trilema, entidad impulsora de esta iniciativa.

Esta primera reunión ha servido para presentar la asociación y sus estatutos, definir los modelos de coaching educativo, consensuar los criterios para la certificación rigurosa de los programas y cursos de coaching educativo, y establecer un plan de actuación para el primer año. Los próximos pasos se centrarán en la elaboración de un borrador que incluya tres niveles de certificación y en la creación de un comité de honor.